Archivos Mensuales: enero 2017

Un masón propinó la bofetada más famosa del cine

gilda

La sonora bofetada que le propina Glenn Ford a Rita Hayworth en la película ‘Gilda’ es una escena mítica del cine, además de una de las mejores bofetadas del séptimo arte. En esta película de 1946 dirigida por Charles Vidor, otra escena causó sensación. Es cuando la protagonista se quita sensualmente un guante mientras interpreta una canción en un casino de Buenos Aires. En la época se equiparó a un striptease, lo que motivó que la cinta fuera prohibida en algunos países, entre ellos España.

La escena del guante sería el desencadenante a continuación del mítico bofetón propinado por uno de los actores de Hollywood que se sintieron en esos años atraídos por la masonería. Ford pertenecía a la logia Palisades 307 de Santa Bárbara (California).

El primer juego sobre los masones ya está a la venta

temple-secret-1

‘Le Temple Secret’, el primer juego de mesa dedicado a la masonería, ya está a la venta. Los padres del juego son el escritor y masón Jacques Ravenne y Laurent Kupferman, autores también del libro ‘Les aventuriers de la Republique’, basado en los masones que impulsaron el Estado francés moderno.

Ravenne es, además, coautor con el periodista Eric Giacometti de la conocida serie literaria policiaca protagonizada por el comisario y masón parisino Antoine Marcas, que también tiene versión en cómic.

El juego consta de un tablero con 33 casillas, entre las que se encuentran la cámara de reflexión y el aumento de salario. Hay también siete piezas representadas por una escuadra, un compás, un nivel, una regla, un mazo, una paleta y un cincel.
Un total de 215 cartas con preguntas relacionadas con la masonería y otras 33 que representan eventos completan el juego. El dibujante de literatura juvenil Yohann Turi es el autor de las ilustraciones.

El objetivo del juego es hacerse con siete elementos indispensables para construir un templo masónico.

Su precio es de 39,90 euros y puede adquirirse telemáticamente a través Amazon y el portal de Editions Dervy.

temple-secret-2

 

Hugo Pratt, el Corto Maltés y la masonería

corto-maltes

El maestro del cómic Hugo Pratt, célebre por su personaje Corto Maltés, utilizó en varias ocasiones la masonería en sus historias. La más conocida es la protagonizada por el marino aventurero en ‘Fábula de Venecia’ (imagen superior), donde Corto hace una especie de viaje iniciático por la ciudad italiana en busca de una esmeralda mítica que había pertenecido al rey Salomón. La aventura comienza justo en el momento en que la logia Hermes inicia sus trabajos secretos. Corto irrumpe en la escena de forma accidental, mientras huye de una pandilla de fascistas y cae al hundirse parte del techo del templo.

En diversas viñetas, Pratt recrea a la perfección el decorado de una logia, con el suelo en forma de tablero de ajedrez y escuadras y compases distribuidos por las paredes. Pratt conocía muy bien estos detalles, ya que fue iniciado masón el 19 de noviembre de 1976, precisamente en una logia veneciana llamada Hermes. El día de su ingreso, el dibujante entregó a la logia una espada masónica que estaba en posesión de su padre, quien había sido un destacado militante fascista durante el régimen de Benito Mussolini. La espada había sido requisada en una logia.

fort-wheeling

Pratt volvió a utilizar la masonería en la obra ‘Fort Wheeling’ (imagen inferior), ambientada en la época colonial norteamericana. ‘Fort Wheeling’ es anterior a ‘Fábula de Venecia’ y en su versión original no incluía ninguna referencia a la masonería. Fue poco antes de morir que Pratt añadió algunas páginas en las que recrea la iniciación de uno de los personajes, Roland Montour, en el grado de maestro secreto en una logia militar, de la que también forman parte varios indios aliados. Maestro secreto es el cuarto de los 33 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Hay una tercera referencia masónica en el álbum titulado ‘El Gaucho’, que Pratt realizó en colaboración con Milo Manara, durante una conversación entre oficiales de un barco de guerra.

La casa ‘masónica’ de la pradera

casa-647x231

the-ingalls-family-laura-ingalls-wilder-1607600

‘La casa de la pradera’ fue una de las series de mayor éxito de la historia de la televisión. Narra la vida de la familia Ingalls, que viaja al oeste americano en busca de prosperidad y se instala en el pequeño pueblo de Walnut Grove, en Minnesota. La familia la forman Charles, su esposa Caroline y sus tres hijas, Mary, Laura y Carrie.

La serie se basa en la colección de libros autobiográficos de la escritora Laura Ingalls Wilder, la hija mediana. El patriarca, Charles Ingalls, interpretado en la serie por Michael Landon, era masón, y como tal recibió un funeral propio de la sociedad secreta. En la lápida de su sepultura, que aún se conserva en el cementerio de De Smet (Dakota del Sur), son bien visibles el compás y la escuadra entrelazados con la letra G en el centro, el símbolo más conocido de la masonería.

La propia Laura Ingalls, su madre y su hermana pequeña pertenecieron a la organización masónica femenina norteamericana Eastern Stars.

En la imagen superior, la familia Ingalls televisiva. En la inferior, la familia real en una foto de la época.

Presentación de ‘Memoria de la masonería’

memoria

El jueves 19 de enero presentaré en la Biblioteca Pública Arús (paseo Sant Joan 26) el tercer número de la publicación ‘Memoria de la masonería’. Se trata de una serie de textos sobre esta sociedad iniciática recopilados por Albert lecina. El acto empezará a las 19.00. Os dejo la invitación por si queréis asistir.

memoria-2

‘Franc-Maçonnerie Magazine’ analiza la relación entre los masones y los jesuitas

fm

El último número de la revista ‘Franc-Maçonnerie Magazine’ aborda la históricamente convulsa relación entre los masones y los jesuitas, a raíz de la llegada del papa Francisco al frente del Vaticano.

La revista, editada en Saint-Maur-des-Fossés, en el área metropolitana de parís, puede encontrarse en algunos quioscos de Barcelona, aunque se puede adquirir por correo a través del siguiente enlace:

Franc-Maçonnerie Magazine

 

La masonería femenina en France 2

La cadena de televisión France 2 emitió el pasado jueves un reportaje sobre la masonería femenina. Fue dentro del espacio ‘C’est au programme’, de Sophie Davant. Dejo el vídeo.

 

El signo ‘masónico’ de El Zorro

zorro

El Zorro es un personaje de ficción inspirado en las andanzas de un masón. Esta es la conclusión de la investigación llevada a cabo por Fabio Troncarelli, un experto italiano en historia de la brujería y la Inquisición. En su estudio ‘La spada e la croce’, Troncarelli asegura que el origen de El Zorro es el aventurero irlandés William Lamport, desterrado a México en el siglo XVII que castellanizó su nombre y lo transformó en Guillén Lombardo. Su afición a la astrología hizo que muriera en la hoguera condenado por la Inquisición.

Dos siglos después, el general y masón mexicano Vicente Riva Palacio se inspiró en este personaje para escribir la novela de aventuras ‘Memorias de un impostor’. El protagonista es Diego de la Vega, un espadachín que frecuenta los ambientes de la nobleza pero que también conspira clandestinamente contra la Inquisición desde una logia masónica. El libro de Riva fue a parar posteriormente a otro escritor norteamericano, el masón Johnston McCulley, que dio forma definitiva al personaje de El Zorro.

grado-4-masonico

Por otra parte, la Z con que se identifica El Zorro coincide con la inicial de la palabra masónica ‘ziza’, utilizada durante la ceremonia en la que un masón recibe el grado de maestro secreto, el cuarto en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado. La Z aparece en el mandil masónico de este grado.

El masón del pollo frito

kfcbucket

La popular cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken (KFC) debe su origen al masón norteamericano Harland D. Sanders. Se trata de una franquicia que hoy cuenta con más 18.000 restaurantes por todo el mundo y que sirve pollo frito.

La historia de Sanders y su famoso pollo se remonta a 1929, cuando abrió una estación de servicio en Kentucky en la que también cocinaba algunos platos. Su fama como cocinero creció tanto que el gobernador de Kentucky lo nombró en 1935 coronel honorario del estado. De ahí que habitualmente se acompañe el nombre de este empresario con la distinción de coronel, aunque nada tenga que ver con el ejército.

En 1939 evolucionó su pollo y comenzó a prepararlo crujiente y rebozado con once especias y aromas, una receta tan secreta como la de la Coca-Cola. No obstante, la primera franquicia no se abrió hasta 1952, en Salt lake City.

sanders

Harland se inició en la masonería en 1917, en una logia de Indiana. En la lápida de su tumba están grabados el compás y la escuadra masónicos. También el símbolo de la organización masónica de los Shriners y el triángulo del grado 33 de la masonería del rito escocés.

El largo idilio del jazz y la masonería

mirakle

Un féretro ritual masónico que hace referencia al grado de maestro aparece en la portada de un disco de jazz moderno, del denominado estilo free improvisation, editado en el año 2000. Se titula Mirakle y está firmado por el fallecido guitarrista británico Derek Bailey, el bajista neoyorquino Jamaaladeen Tacuma y el batería de Filadelfia Calvin Weston. De Bailey, que pasaba largas temporadas en Barcelona, se sabe que era masón.

Este es uno de los últimos capítulos de la estrecha relación que el jazz ha tenido a lo largo de su historia masonería y que fue especialmente intensa durante la década de los años cincuenta del siglo XX, cuando relevantes figuras del género pertenecían a alguna logia. Es el caso de Duke Ellington, Count Basie, Lionel Hampton, Oscar Peterson, Sun Ra (1914-93), Eubie Blake, Nat King Cole, Al Jolson y Cab Calloway, entre otros. A ellos habría que añadir compositores y directores de orquesta de la talla de Irving Berlin y Paul Whiteman.

Principalmente para los músicos negros, la pertenencia a la masonería –en Estados Unidos existe una masonería afroamericana denominada Prince Hall— les daba acceso a una red de solidaridad fraternal extendida por todo el país que les era muy útil en caso de necesidad, dada la vida itinerante que suele tener un músico –y además negro–, sobre todo en sus inicios.

Así pues, Duke Ellington pertenecía a la logia Social 1 de Washington DC.  Count Basie fue iniciado en la Wisdom 102 de Chicago. Nat King Cole ingresó en la Thomas Waller 49 de Los Ángeles. Lionel Hampton formaba parte de la Boyer 1 de Nueva York. Al Jolson era miembro de la St. Cecile 568 de Nueva York. Cab Calloway fue iniciado en los años treinta en la logia Pioneer 1 de Saint Paul, en Minnesota. Irving Berlin estaba en la logia Munn 190, también de Nueva York.

Del resto se desconoce la logia a la cual pertenecían, pero se sabe con certeza que fueron masones. Existen casos en los que los historiadores no acaban de ponerse de acuerdo. Es el  de Louis Armstrong (1901-1971), del cual algunas fuentes aseguran que era masón y otras lo ponen en duda. También hay dudas respecto a Dizzy Gillespie (1917-1993). No existe ninguna constancia documental, salvo una referencia en su autobiografía, en la que afirma sentir fascinación por la masonería y da a entender que habría solicitado ingresar en una logia.